Rosa Beltrán: "todos tenemos una enorme sensación de abandono"

Anna T. Farrán
Mía, 8 de junio de 2002



foto-mia-250.jpgDestacada escritora de su generación, nació en México en 1960. Allí vive y trabaja como periodista, traductora y crítica. Seix Barral pu­blica su segunda novela: El paraíso que fuimos.

¿De qué trata y qué con­tiene esta novela?

El relato que yo quería contar encaja muy bien en esta novela, que yo denomi­no de largo aliento. Habla de una gran saga familiar de la descomposición de la familia contemporánea que se desha­ce a través de fármacos, tera­pias, de todos esos extraños métodos que hemos elegido para tratar de relacionarnos tanto dentro como fuera de la familia. Habla, además, de la enorme soledad a la que nos ha llevado un sistema basado en la dinámica de producir, consumir y construir unos gru­pos claros: los ganadores y los perdedores; si uno no está en ninguno de los dos grupos, ¿dónde está?

Detrás de este argumento, ¿hay una intención de hacer reflexionar al lector?

Hay una provocación a la reflexión sobre la época que estamos viviendo. Los medios de comunicación y la globalización interfieren en nuestras vi­das hasta tal punto que han cambiado nuestra percepción de lo que es el mundo real y la vida cotidiana. Nos identifica­mos con lo anormal, extraño y deshumanizado que tienen los personajes de mi novela. Alguien que llega a este mun­do con un afán contemplativo, para observar lo que ocurre, disfrutar, una especie de anacoreta, comoTobías, el niño prota­gonista, es hoy un enfermo.

Cuando escribes, ¿piensas en el lector o es un trabajó para tu satisfacción personal?

Vivimos una época en la que el simulacro, la imagen, lo virtual empieza a sustituir cada vez más a lo real; desde los amores cibernéticos hasta los programas de talkshow, que sirven de confesionario. Todo lo lanzó en mis libros para que el lector saque las conclusiones.

¿Cuál es tu nuevo proyecto?

Trabajo en una novela ro­sa que se convertirá en novela negra. En ella exploro qué co­sas nos preocupan y trato el tema del abandono, porque todos tenemos una enorme sensación de abandono.

 
< Anterior

 

 

 

Edición: Rodrigo Martínez  
Diseño: Sergio Martínez